Archivo de la etiqueta: UNIMA Valencia

Laboratorio taller sobre los derechos del niño

UNIMA Valencia

UNIMA Valencia está produciendo un espectáculo con títeres sobre los derechos del niño, basado en una creación colectiva y dirigido por Claudio Hochman.

Claudio Hochman, nos cuenta como se inició y el itinerario de este taller:

Las vueltas de la vida hicieron que un día, me vea dirigiendo espectáculos de títeres y objetos.
Pasaron muchos anos, montajes y cursos y un día UNIMA Valencia me llamó para dar un Workshop de Dirección para los titiriteros de la Comunidad.

Trabajamos sobre Otelo durante tres intensos días y allí germinó el vínculo afectivo y profesional que desencadenó en esta nueva aventura: Armar un espectáculo sobre los Derechos del Niño con la participación de 15 artistas de UNIMA Valencia.

Me entusiasmo la idea por inédita y arriesgada. No es común en nuestra profesión que 15 creadores e intérpretes de diferentes compañías se junten en un proyecto común con ganas de aprender, de conocer, de investigar…
Menudo desafío. Armamos un verdadero laboratorio, donde cada uno fue proponiendo escenas vinculadas a los Derechos del niño y fuimos encontrando una unidad de estilo: Todos trabajarían con un solo material, el cartón.

El camino fue una experiencia única, la integración en un proceso creativo de artistas con mas de cincuenta años de búsqueda con jóvenes que se están recién animando. Unos aprenden con respeto por el camino recorrido, otros se sorprenden humildes ante las propuestas sin prejuicios.

Individualmente o en pequeños grupos fueron encontrando su propia estética y eso se ve reflejado en el resultado final. Por un lado una alta diversidad (así como deseamos que cada persona descubra su manera de contar) y por otro lado propuestas siempre simples, porque uno de los objetivos de este trabajo es demostrar que con muy poco se puede hacer mucho (poco dinero, mucha imaginación).

Pero por sobre todas las cosas quisimos hacer un espectáculo que nos haga pensar a nosotros y al público, que emocione pero que la emoción tenga sentido, siempre huyendo de todo didactismo e intentando buscar la belleza, la ternura y el humor.

Hoy, tres titiriteros rotativamente llevan esta propuesta, profunda y al mismo tiempo divertida, al público de todas las edades.